El servicio de sacrificio y despiece Zubillaga-Oñati mira a los nuevos tiempos y profundiza en una estrategia de comunicación que fortalezca las relaciones con clientes y consumidores. Siguiendo el camino iniciado en 2020, en esta nueva fase, ha llevado a cabo el cambio de configuración de recepción y oficinas. Estos nuevos espacios se han reestructurado buscando la optimización del trabajo del personal y la comodidad del cliente. La entidad apuesta por espacios transparentes, amplios y cómodos. Además, se ha adaptado el archivo para facilitar la referencia del trabajo, además de adecuar los espacios de reunión.

La transformación también ha tenido su reflejo en la zona de recepción. El nuevo espacio pretende ser atractivo para cualquiera que se acerque a las instalaciones. Además de los cambios propios de la arquitectura, se ha optado por incrementar la presencia de la marca en el mismo. La nueva recepción de Zubillaga-Oñati se alinea con la imagen de marca de la entidad, adornada con logotipo, eslogan y otros elementos gráficos.

Además, con el objetivo de aumentar la practicidad y el confort de las y los trabajadores, se han transformado los vestuarios y se ha preparado un nuevo comedor con el objetivo de aumentar el bienestar de todos los integrantes del grupo Zubillaga.

Un nuevo paso hacia la modernidad

El Servicio de Sacrificio y Despiece de Zubillaga-Oñati inició su transformación en el año 2020. Una vez realizado el ejercicio de desarrollo de la nueva identidad de marca, estos cambios se aplicaron en las instalaciones. Así, en la zona de la cuadra se colocó un nuevo cartel que da la bienvenida a las instalaciones. Además, la misma se completó con otros elementos gráficos, creando un espacio homogéneo. Siguiendo este cambio de configuración, con la nueva oficina y recepción, Zubillaga-Oñati cuenta con unas instalaciones preparadas para afrontar los retos del futuro.

Más fotos: https://flic.kr/s/aHsmVwgaPF